sábado, 15 de marzo de 2008

La estrategia de la crispación (II)

Hace cuatro años la derecha eligió la estrategia de la crispación como forma de hacer oposición, una estrategia centrada en la política territorial, la banda terrorista ETA y el atentado del 11 de marzo. Manteniendo la crispación se consiguió la práctica invisibilidad de muchos de los logros del gobierno socialista a lo largo de la legislatura pasada, pero también que la democracia funcionase con una cierta “anormalidad”.

La estrategia de la crispación no solo ha sido utilizada por el Partido Popular, sino también por los medios de comunicación afines a la derecha española. Tanto unos como otros han recurrido al insulto y a la descalificación permanente contra el Gobierno y hemos escuchado desde el “bobo solemne” de Mariano Rajoy o el “perfecto imbécil” de Alicia Castro, hasta el "estúpido" de Cristina López Schlichting o el "liberticida" de Jiménez Losantos. A lo largo de los últimos cuatro años el PP acusó al Gobierno de haber roto los consensos en política territorial y antiterrorista o de dinamitar los consensos de la transición. ¿Ha sido así?:

- Política territorial: el PP se centró en el Estatuto catalán para afirmar que estábamos ante una reforma constitucional encubierta o que se estaba procediendo al desmantelamiento del Estado (cuando las comunidades autónomas son Estado). A la campaña de recogida de firmas promovida por el PP se sumaron dos recursos de inconstitucionalidad: el primero interpuesto contra la tramitación del proyecto en el Congreso, recurso que fue rechazado por el Tribunal Constitucional, y el segundo presentado tras la aprobación en las Cortes y su ratificación popular mediante referéndum, recurso que sigue a la espera del fallo del Alto Tribunal. Esta actitud choca con la mantenida en la aprobación de otros estatutos como el andaluz, el balear o el valenciano, textos que recogen varios de los artículos recurridos por el PP en Cataluña y aprobados en estas comunidades.

Echando la vista a los inicios de nuestra democracia, el Partido Popular, bajo las siglas de AP, puso grandes impedimentos a la hora de desarrollar y votar el Título VIII de la Constitución (organización territorial del Estado), aceptó a disgusto el Estatuto de Guernica de 1979 y se abstuvo en la aprobación del Estatuto catalán del mismo año. No fue precisamente el Partido Popular quien estableció el consenso en materia territorial, un consenso logrado, por aquel entonces, por UCD y el Partido Socialista, un consenso al que el hoy principal partido de la oposición no se sumó hasta el año 1991.

- Memoria histórica: en esta materia recojo unas declaraciones de Felipe González (“en la época de la Transición se excluyó la explicación sobre lo que había pasado durante el Franquismo, a través de las comisiones de la verdad, como se ha hecho en otros países. No había fuerza suficiente para pedir no ya justicia, ni siquiera explicaciones sobre el pasado”) y la petición hecha por el General Gutiérrez Mellado al ex Presidente socialista para que esperase, para emprender un debate tan necesario sobre nuestro pasado, a que la generación de la Guerra Civil muriera (“debajo del rescoldo sigue habiendo fuego, le ruego que tenga paciencia”).

- La política antiterrorista ha sido otro de los pilares fundamentales de la estrategia de la crispación. Mariano Rajoy llegó a acusar al Presidente Zapatero de agredir a las víctimas, de “traicionar a los muertos”, de entregar Navarra o de haber concedido la autodeterminación del País Vasco a los terroristas, todo ello dentro del contexto de un "alto el fuego permanente" declarado por ETA en marzo de 2006 y en una legislatura que ha registrado el menor número de víctimas mortales causado por la misma. En este apartado no está de más recordar que el pacto por las libertades y contra el terrorismo recoge que “corresponde al Gobierno dirigir la lucha antiterrorista” y que “ambas formaciones se comprometen a eliminar del ámbito de la legítima confrontación política o electoral entre nuestros dos partidos las políticas para acabar con el terrorismo”. El PP fue el único partido del arco parlamentario que no se sumó a la resolución del Congreso de mayo de 2005 y ha utilizado la política antiterrorista para enfrentar, dividir y desgastar al Gobierno.

En lo referente al atentado del 11 de marzo, el Partido Popular y los medios de comunicación afines como la COPE, TeleMadrid, El Mundo o Libertad Digital, se encargaron de infundir permanentemente la sospecha sobre la legitimidad del triunfo electoral del pasado 14 de marzo de 2004, sospecha que llegó incluso a gestar la denominada "teoría de la conspiración" que involucraba el gobierno socialista, a jueces, fiscales y a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en el mayor atentado perpetrado en territorio europeo, teoría que, tras ser desmontada en la propia sentencia por el tribunal que juzgó los atentados y denunciada por los injuriados y calumniados, parece haberse quedado huérfana de padres y de madres.

Los comicios celebrados el pasado 9 de marzo han otorgado una nueva victoria socialista: la estrategia de la crispación ha reportado más escaños al Partido Popular, pero no ha conseguido devolverles el poder. A la vista de los últimos movimientos que se están produciendo en Génova y de los que muchos sospechan que acabarán produciéndose, cabe esperar que el principal partido de la oposición opte, en esta legislatura, por encontrar de una vez el ansiado centro y, sobre todo, por hacer una política de oposición más decente y constructiva que contribuya a recuperar los tan nombrados consensos. Se presentan ante nosotros cuatro años en los que el Gobierno tendrá que hacer frente a muchos retos, cuatro años en los que sería deseable que la oposición no volviese a la estrategia de la crispación como única y principal arma para desbancar al actual ejecutivo.

BIBLIOGRAFÍA:
Informe sobre la democracia en España / 2007, Fundación Alternativas

ARTÍCULO RELACIONADO:
- La estrategia de la crispación (I)


FNAC Libros-Genericos 468x60

2 comentarios:

  1. La crispación les ha servido de poco porque hasta el voto emigrante ha duplicado al que obtuvo el PP. Al final más de un millón de votos separan al PSOE y al PP: el PSOE ha obtenido 11.282.210, el 43,84%, y el PP se lleva 10.276.238, el 39.93%. El PSOE es la fuerza política más votada en democracia. El PP obtuvo en el 2000 (10.321.178) más votos que el 9 de marzo.

    ResponderEliminar
  2. El error de cálculo que han cometido es pensar que con movilizar su propia fuerza tendrían suficiente para derrotar a Zapatero. No cayeron en la cuenta de que los votos de sus "forofos" los tienen asegurados hagan lo que hagan y que con su forma de hacer oposición y la perspectiva de retrocesos en materias sensibles como matrimonio homosexual, adopción por parejas homosexuales, ley de igualdad, ley de dependencia... han conseguido el efecto contrario, que todo el voto de su principal oponente se ponga en marcha. En los últimos años se viene desmotrando que la derecha española tiene aproximadamente 10 millones de votos, que son los que ha recuperado tras la debacle de 2004. Sus oponentes políticos, sean de izquierdas o nacionalistas, suman 15 millones de votos, de los que 11 capta el PSOE y 1 IU. Doce son más que diez y no hay mas tu tía.

    En cuanto a la tan cacareada victoria de Espe en Madrid ahi dejo una comparativa a quein quiera reflexionar: MADRID: PP 18, PSOE 15 diferencia a favor del PP 3. ARAGÓN PSOE 8 PP 5, diferencia a favor del PSOE, 3. Efecto, la victoria de Espe se neutraliza con tan sólo los votos de una comunidad pequeña como es Aragón. Como digo en mi blog, España no se acaba en la Plaza Castilla

    http://mack40mad.wordpress.com

    ResponderEliminar

Bienvenido a "lo pienso, lo escribo":
- Los autores de los comentarios publicados sois los únicos responsables de las opiniones manifestadas en los mismos.
- Procura ceñirte al contenido y al tema del artículo.
- No insultes, descalifiques ni hagas apología de delitos o actos que vulneren las libertades y derechos fundamentales de las personas.
- Si no respetas las normas anteriores el comentario podrá ser eliminado.
- Se recomienda habilitar el perfil antes de publicar el comentario, entre otras cosas porque facilita la opción de "suscripción a los comentarios del post".
Gracias por participar.